Sistema agroalimentario sostenible

Un sistema alimentario sostenible “Es aquel que garantiza la seguridad alimentaria y la nutrición de las personas de tal forma que no se pongan en riesgo las bases económicas, sociales y ambientales de la seguridad alimentaria de futuras generaciones.” (HLPE, 2014).

Para atender las necesidades alimentarias y nutricionales de una población mundial cada más rica y urbanizada y al mismo tiempo, preservar los recursos naturales y productivos, los sistemas alimentarios deben de experimentar cambios en sus modelos productivos y en los patrones de consumo, con el fin de lograr una mayor eficiencia en el uso de los recursos, y una mayor eficiencia y equidad en el consumo de alimentos encaminando el sistema hacia dietas más sostenibles.

Según establece la FAO, es importante abordar de manera equilibrada los aspectos sociales, económicos y ambientales para garantizar la sostenibilidad. Descuidar una de estas dimensiones compromete el logro de la sostenibilidad en las demás.

En las últimas décadas, cada vez son más los países y las regiones a nivel mundial que han comenzado a incorporar consideraciones de sostenibilidad en sus políticas alimentarias. Entre estas consideraciones se incluyen, por ejemplo, las siguientes:

Preferir alimentos locales

Elegir productos de temporada

Reducir el desperdicio de alimentos

Consumir pescado de reservas y modalidades de pesca sostenibles

Impulsar la producción y el consumo de productos ecológicos

Aumentar la alimentación basada principalmente en alimentos de origen vegetal y consumir carne de manera equilibrada

Reducir la ingesta dealimentos altamente procesados ​​y bebidas azucaradas, etc

Por otro lado, el 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva Agenda de desarrollo sostenible (ODS). Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

También se está trabajando desde los principales estamentos políticos y gubernamentales en el concepto y la filosofía de la Economía Circular. La Economía Circular tiene como objetivo principal preservar el valor de los productos, componentes y materiales durante el mayor tiempo posible dentro de la economía. De esta manera, está orientada a la consecución de sistemas de producción y consumo más eficientes, gracias a ciclos continuos y regenerativos. Así se consigue reducir el consumo de materias primas y energía, y la generación de residuos y emisiones en los procesos productivos.

La aplicación de la economía circular requiere un cambio de visión tanto empresarial como territorial e individual, repensando la manera de producir y consumir. En este contexto, el Paquete de Economía Circular de la Comisión Europea impulsa estrategias de economía circular de manera transversal, con el objetivo final de reforzar la competitividad y resiliencia de la economía europea.

Iniciativas en Euskadi

En el ámbito autonómico existen diferentes planes y actuaciones que se están llevando a cabo enmarcados en la mejora de la sostenibilidad del sistema alimentario (Marco Estratégico). Elika también está trabajando, impulsando en algunos casos y colaborando en otras, en algunas de estas estrategias alimentarias: